aboganimal-4-72ppp

JUSTICIA PARA RAGNAR

Hace ya más de tres años, en febrero de 2020, Ragnar fue rescatado por la Asociación Huellas Salvadas. Este perro de raza mastín fue encontrado en Elche, aún vivo, pero en un estado gravísimo. Pesaba 18 kg, cuando el peso normal de esta raza puede incluso superar los 80.

Dejado enfermo a su suerte, siendo comido vivo por los gusanos, fue la clara muestra de lo que la maldad humana puede hacer a los animales. El abandono y el maltrato le llevaron a vivir un tormento que no somos capaces siquiera de imaginar.

Después de su rescate recibió los mejores cuidados y luchó durante días como el gran guerrero que fue, pero lamentablemente no lo pudo superar y falleció.

En Aboganimal nos encargaremos de que Ragnar tenga la defensa que merece.

Su historia salta a los medios

Numerosos medios de comunicación se hicieron eco y contribuyeron a la difusión, convirtiéndose en un caso mediático. Su foto e historia conmocionó a la opinión pública.

Encuentran al presunto maltratador de Ragnar

Los policías locales que investigaron y dieron con su presunto autor J.L.V., que trabaja con animales, encontraron en su finca restos óseos, compatibles con huesos de caballos y perros.

Con toda probabilidad Ragnar no fue su única víctima.

Después de un extenso trabajo de instrucción el Ministerio Fiscal solicitó para el acusado 14 meses de prisión. Desde la acusación particular elevamos la petición al máximo legal, es decir, 18 meses de prisión. Es importante en este caso conseguir, además de la pena de prisión, la imposición de la pena accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga que ver con los animales y para la tenencia de animales, así como la privación del derecho a acudir al lugar del delito, solicitadas por esta acusación particular.

No dejaremos que tu nombre se olvide

El sábado pasado (20 de mayo de 2023) la asociación que lo rescató y trató de salvar su vida, Huellas Salvadas convocó un acto de memoria en honor de Ragnar en la Plaza de Baix, Elche.

Esa asociación luchó por salvar su vida y ahora lucha por mantener viva su memoria y hacer justicia en los tribunales. Las cenizas de Ragnar lo presidieron, y a pesar de que el tiempo no acompañó, numerosas personas y asociaciones apoyaron este acto.

Ragnar fue víctima del maltrato animal y del abandono. Se convirtió en símbolo de lo increíblemente despiadado que puede llegar a ser el ser humano. Todos los animales maltratados y abandonados también son Ragnar.

Comunicado de Huellas Salvadas:

Ragnar. Ese es su nombre. Que se oiga alto y claro. Es por su memoria que hoy estamos aquí, para pedir la justicia que él merece.

Ragnar fue encontrado muerto en vida, sobreviviendo como solo un guerrero puede hacerlo.Aún cuando los gusanos se lo estaban comiendo vivo, había en su corazón todavía hueco para la esperanza. Lo saben nuestras compañeras, que lo vieron luchar con ahínco contra un osteosarcoma que lo estaba matando, que lo vieron reaprender a comer, a caminar, a mover el rabito… a confiar en los humanos.

Pero no todos merecemos esta confianza. Hay humanos que carecen de humanidad. Seres capaces de generar el mayor de los dolores. Personas que torturan, que abandonan, que en su negligencia y su sadismo fuerzan a los animales al horror del maltrato. Ragnar tuvo la terrible suerte de encontrarse con alguien así. A nuestro gran luchador lo trataron como basura hasta el último momento, abandonándolo junto a un contenedor.

No sabían que él, nuestro rey de los guerreros, sobreviviría. Ragnar sobrevivió a un horror tal que no podemos siquiera imaginar. Luchó lo suficiente como para ser rescatado y conocer así la compasión, la calidez de una mano amiga que cambia los golpes por las caricias. Sobrevivió para demostrarnos que contra todo se puede luchar y que el amor siempre, siempre gana. Para finalmente morir como todo animal humano o no humano merece hacerlo: con dignidad.

Aunque no nos debía nada. Ragnar no nos debía lecciones de vida, ni demostraciones de fortaleza. Ragnar merecía. Merecía como merecen todos los animales: seguridad, confianza, bienestar, respeto, el calor de un hogar y el cariño de una familia.

Nosotras teníamos esperanza, creíamos que nuestro amor sería suficiente para ayudarlo a salir adelante, que no merecía irse ya, que había mucho que todavía podíamos hacer por él. Pero si algo sabemos hacer las humanas es equivocarnos. Él no quería quedarse. Y no os equivoqueis pensando que se rindió. Ragnar descansó. Y, por primera vez, lo hizo con dignidad.

Se fue llevándose un trocito del corazón de todas y cada una de las personas que formamos Huellas Salvadas, pero también de todas y cada una de las personas que lo visteis luchar, y comer y crecer y mejorar… y finalmente decir adiós. Ragnar marcó un antes y un después en muchísimas personas y solo podemos esperar que lo marque también en cuanto a derecho animal se refiere.

Por él, que merecía pesar los más de 50 kg que un mastín debe pesar y no a duras penas 18. Por él, que merecía un tratamiento para su enfermedad. Que merecía cuidado y protección. Que merecía un techo bajo el que resguardarse, un cuenco con agua fresca y una familia a la que amar. Por él, exigimos justicia. Por su memoria y para devolverle su dignidad.

Porque el abuso y la violencia no deben quedar impunes. Porque nunca ningún otro animal, ningún otro perro, tenga que vivir jamás lo que vivió Ragnar.

Solo quienes son olvidados mueren de verdad. En estas velas y flores, en vuestra presencia, vuestro empeño y vuestro apoyo se oye aún el ladrido de Ragnar.

Ragnar. No dejéis que olviden su nombre.

El próximo 2 de junio es el juicio.

En palabras de Eloi Sarrió:

«No se puede consentir que haya animales que nazcan y mueran sin haber recibido nunca amor, atención y cuidados. No podemos tolerar que existan animales que son tratados como basura. Son seres vivos y, como nosotros, merecen una vida digna».

Desde Aboganimal lucharemos hasta el final para que su responsable pague por lo que hizo.

Por la memoria de Ragnar y por el resto de animales.

¡¡¡Justicia para Ragnar!!!

Compartir:

Mas Posts

EL C.E.R. POR FIN ESTÁ DE MODA

Los pasados días 28 y 29 de noviembre, nuestro director Eloi Sarrió coordinó un curso organizado por un ayuntamiento para obtener el carnet municipal de