MEDIACION ANIMAL EN COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

Los animales de compañía son una fuente constante de amor y alegría en nuestras vidas. Pero también pueden ser una fuente de quejas en las comunidades de propietarios.

Los ruidos y olores causados por los animales pueden ser un gran problema para aquellos que viven cerca. Especialmente en edificios de apartamentos donde las paredes son delgadas y la privacidad limitada. Sin embargo, existen formas efectivas de abordar estas situaciones.

Una de las formas más efectivas de abordar las molestias vecinales causadas por los animales de compañía es mediante la mediación. La mediación es un proceso en el cual un tercero neutral ayuda a las partes involucradas a llegar a un acuerdo amistoso. Se trata de un método alternativo de solución de conflictos (MASC).

Un mediador especializado en Derecho Animal podría ayudar a los vecinos en el supuesto de molestias vecinales causadas por los animales de compañía, de tres formas. En primer lugar, a comprender las necesidades y limitaciones del responsable del animal. En segundo lugar, a que los vecinos sepan y entiendan su situación. Y en tercer lugar, ayudando a que puedan llegar a acuerdos y compromisos para una mejor convivencia.

Es importante destacar que la mediación comunitaria no solo tiene como objetivo resolver el problema de un modo inmediato e infinitamente más barato, sino también tiene como objetivo y meta fomentar una comunicación y una relación más saludable entre los vecinos.

A través de la mediación comunitaria, los vecinos aprenden a escuchar y entender las necesidades del otro, lo que ayuda a prevenir futuros conflictos. Existen también varias medidas que los responsables de animales de compañía pueden adoptar para reducir las molestias vecinales. Por ejemplo, pueden reducir las molestias, insonorizando la propiedad, colocando un dispositivo de grabación o una cámara de video para identificar los problemas de ansiedad por separación y poder tratarlos. También se pueden reducir los olores, extremando la higiene para que el animal gane en bienestar y, a la vez, reducir el impacto negativo en el ámbito vecinal.

Los administradores de fincas juegan un papel importante en este tipo de conflictos. Ellos son los encargados de mantener una buena relación entre los vecinos de un edificio o conjunto residencial.

En algunas ocasiones son los administradores de fincas, los presidentes o incluso, los vecinos, los que se ponen en contacto con nosotros como despacho único en España y referente en Mediación Animal. Con nuestra intervención ayudamos a preservar la armonía en las comunidades de propietarios.

A través de la mediación comunitaria, se evita eternizar los conflictos en los juzgados. A su vez, se aprende a escuchar y entender las necesidades del otro, lo que ayuda a prevenir futuros conflictos.

En resumen, las molestias vecinales causadas por los animales de compañía se pueden abordar mediante la mediación animal y medidas para reducir el ruido y los olores.

Contacta aquí con tu mediador animal de confianza 😉

Compartir:

Mas Posts